Mundos flotantes, 14° Bienal de Lyon, Dario Villalba y Marcelo Brodsky

10.10.2017

Del 20 SEPT.de 2017  al  7 Enero de 2018

“En mi trabajo, la pintura es fotografía y la fotografía es pintura”. Darío Villalba fue una figura clave en el arte español de los años 60 y pronto adoptó un enfoque pictórico de la fotografía. Sus experimentos le llevaron a trabajar con materiales químicos inusuales (metacriláto, pintura bituminosa), para el resultado de sus collages .
La violencia de los temas  (crueldad y locura) encontraron la expresión artística, a veces agresivas que es el resultante de su icono grafía.
Los pobres, los enfermos, los ancianos, los niños y los gigolos son los personajes protagonistas en su trabajo.

Marcelo Brodsky, fotógrafo de Buenos Aires, especializado en la memoria, focaliza en el incumplimiento de la Declaración Universal de Derechos Humanos bajo la dictadura militar argentina (1976-1983), momento en el que Brodsky fue forzado al exilio. Sus fotografías captan protestas en respuesta a la supresión de los derechos civiles en todo el mundo. Brodsky crea una intensa relación entre las palabras y las imágenes al intervenir directamente en las imágenes de archivo.
Todos los que vivieron en la segunda mitad del siglo XX fueron influenciados de una manera u otra por los acontecimientos de 1968, año en el que los jóvenes salieron a las calles exigiendo más libertad. De París a Tokio, de Río de Janeiro a Ciudad de México, las ciudades de todo el mundo se mostraron rebeldes, enérgicas y llenas de vida. Nuevos eslogans surgieron: No más guerra, más participación política, más libertad, poder a la imaginación. Y los estados ejercían su poder represivo con violencia. Para dar cuenta del espíritu de este período, pasé tres años investigando los archivos visuales de todo el mundo, tratando de encontrar las imágenes más representativas. Estas fotografías nos permiten acercarnos a los hechos a través de las emociones que provocan.