[sp_image_alt]

Mar de Fondo

EL TALENTO DEL CONOCIMIENTO TÁCITO

Tras haber tratado el tema de la belleza como medio de comunicación en su última exposición en Berlín, bajo el título Zaun und NetzAnna Talens expone por primera vez de forma individual en Madrid, en el espacio de Freijo Fine Art Gallery. La muestra se titula Mar de fondo y pone en común un conjunto de esculturas, y de objetos de poesía, que remiten por sus formas y materiales a la vida serena, aunque llena de peligros, acontecida en el fondo del mar.

En las ciudades permanecemos sumergidos en un cauce de vida que corre con fuerte velocidad. Hemos perdido la capacidad de esperar pacientemente y nos lanzamos de un modo impulsivo al consumo de imágenes, ideas y productos que muchas veces no han gozado del tiempo necesario para madurar y que engullimos casi en estado crudo.
Ya decía Alan Watts en su libro dedicado a El camino del zen que…la gente que anda de prisa pierde la capacidad de sentir y que existe otro modo de obrar que …no hace ni fuerza nada sino que “cultiva” o “deja crecer” todo y que no impone un ritmo distinto al necesario para que suceda el acontecer natural de las cosas.  Este es uno de los principios fundamentales del arte que concibe la lentitud como un elemento importante per se. Conocimiento tácito con el que se define al arte que utiliza procesos manuales en la elaboración de las obras, descubriendo en las manos una herramienta básica y el misterio en su lenguaje.
Las manos del artista trabajan de forma semejante a la naturaleza. Repiten una y otra vez el mismo fenómeno, la misma estrategia, y en cada intento conocen mejor los límites de la materia y sus capacidades expresivas. Pero este tipo de obras, no están exentas de concepto, no se trata de un hacer por hacer, sino que en el obrar se encuentra y se descubre el propio concepto, a través de un lenguaje que alcanza otros lugares de la mente, en los que intuición, conocimiento, emoción y sensación van unidos.
El arte se separó de la artesanía hace mucho tiempo y las artes aplicadas pasaron así a un segundo plano. Pero existen, hoy en día, artistas que aun conscientes de los avances técnicos, apuestan por volver a aquellos tiempos en los que la máquina no había controlado la producción de la mayoría de los objetos. Tiempos en los que reparar lo roto era una forma de hacer sobrevivir a los objetos, tiempos en los que el ritmo de la vida se regía por otros parámetros. En este punto se encuentra la obra de Talens, en lo artesanal y el concepto. Se percibe con un doble carácter tácito. Por un lado desprende un sosiego próximo a lo callado y a lo silencioso, y por otro, aun resultando familiar, tiene un misterio extraño.  En su obra convive la sensación del readymade con la emoción sorpresiva de lo transformado. El trabajo manual requiere un estado de soledad, calma y tranquilidad en la elaboración de las piezas, y esta sensación de suspendido en el tiempo es la que se desprende de estas obras tácitas. El objeto de poesía y el arte conceptual juegan entre lo conocido y lo sorprendente, y en este estadio se encuentran también las obras de esta artista, convirtiendo lo cotidiano en extraordinario.
Mar de fondo son esculturas, y objetos de poesía, que remiten por sus formas y materiales a la vida serena, aunque llena de peligros, del fondo del mar. Restos de un naufragio, procedentes de un mundo onírico propio, en el que se esconden temores y sueños, que han quedado varados en el espacio. Son piezas generadas con objetos encontrados y manipulados con la delicadeza del tacto de la escultora. Muestras del poder evocador del lenguaje de lo bello como canal de discurso existencial, aproximándose a la idea de la belleza de la que nos habla Susan Sonntag en su argumento, cuando dice “forma parte de la historia de la idealización, que es a su vez parte de la historia de la consolación”.

El sol no había nacido todavía.
Hubiera sido imposible distinguir el mar del cielo,
excepto por los mil pliegues ligeros de las ondas que le hacían semejarse a una tela arrugada.

                                                                     “Las olas”. Virginia Woolf.

El 27 de Abril, 2013, el suplemento de El Pais, BABELIA, publica una critica escrita por Javier Maderuelo sobre la exposición. Leer aqui.